La tuberculosis (TB) es originada por la entrada de Mycobacterium Tuberculosis a los pulmones del paciente. La tuberculosis es muy infecciosa y se puede transmitir cuando alguien que tiene TB tose o estornuda.

Es importante hacerse la prueba de TB, ya que es muy contagioso y si no se trata puede originar un ataque a otras partes del cuerpo, como la columna vertebral, el hígado, el corazón y las articulaciones. Los síntomas de TB incluyen pero no se limitan a: tos constante que dura más de 3 semanas, dolor en el pecho, problemas para respirar, pérdida de apetito, pérdida de peso inesperada, fatiga, fiebre y tos con sangre.

ACWC realizará una prueba cutánea de tuberculina inyectando una solución de proteína debajo de la piel y supervisando el sitio de inyección durante las próximas 48-72 horas. Si es visible una reacción en la piel en el sitio de la inyección, el paciente puede necesitar ver a un médico para realizar más pruebas. Si no hay reacción en el sitio de inyección, el paciente es negativo. ACWC prescribirá al paciente con tratamiento si los resultados son positivos.