ACWC ofrece exámenes de Papanicolaou anuales. Las pruebas de Papanicolaou son necesarias para detectar anomalías en las células que potencialmente podrían causar cáncer de cuello uterino. Recomendamos las pruebas de Papanicolaou anualmente o con nuevas parejas sexuales. Los frotis de Papanicolaou se realizan cuando el médico inserta un espéculo y frota el cuello uterino con una herramienta que recolecta el tejido cervical. El médico también se toma este tiempo para inspeccionar visualmente el cuello uterino y el canal vaginal y verifica si el útero del paciente se inclina. Enviaremos el hisopo cervical a un laboratorio para detectar anomalías cervicales, gonorrea y clamidia con el consentimiento del paciente. Las pruebas de Papanicolaou se recomiendan para mujeres de 21 años en adelante o antes si el paciente es sexualmente activo. Las pruebas de Papanicolau también se recomiendan si el paciente presenta síntomas tales como: períodos dolorosos o secreciones vaginales anormales. Nos comunicaremos con el paciente si encontramos anomalías que requieran una visita de seguimiento o un tratamiento adicional. Las pruebas de Papanicolaou también son el momento ideal para discutir las opciones de control de natalidad con nuestro médico.